Los usuarios de las bibliotecas municipales de Santander han aumentado un 54,5% en los últimos 3 años

  • La alcaldesa ha ofrecido estos datos durante una visita a la biblioteca que se ha incorporado más recientemente a la red, la de Cazoña
  • El Ayuntamiento está actuando en diferentes vías para fomentar el uso de las bibliotecas: aumentando su número y su distribución por barrios, modernizando las ya existentes, favoreciendo su uso con nuevas actividades, dotándolas de más recursos y ampliando sus horarios

Las bibliotecas municipales de Santander aumentaron sus usuarios en un 54,5 por ciento entre los años 2015 y 2018, pasando de 8.012 a 12.381 carnés de usuario emitidos en los 7 centros de la red (biblioteca municipal, Doctor Madrazo, Jado, Ateca, María Luisa Pelayo, Nueva Montaña y Cazoña).

La alcaldesa Gema Igual, ha ofrecido hoy estos datos durante una visita a la biblioteca que se ha incorporado más recientemente a la red, la del centro cívico de Cazoña, acompañada por la concejala de Cultura y Turismo, Miriam Díaz, y el coordinador de este servicio municipal, Pablo Susinos.

Igual ha destacado que prácticamente se ha doblado la incorporación anual de nuevos socios a lo largo de los últimos años, con un salto especialmente significativo en los carnés infantiles, en los que se ha pasado de 220 nuevos socios en el año 2015 a 550 carnés solicitados en 2018, lo que supone un aumento del 150% en la cifra anual de nuevos socios infantiles.

La regidora santanderina ha apuntado que, tal como reflejan los datos de los barómetros de hábitos de lectura y compra de libros en España en 2018, los cántabros son los españoles que más libros compran al año (10,5) y ésta es la quinta comunidad autónoma con mayor índice de lectura, con un 63,3%, lo que demuestra el interés que la lectura despierta en nuestra región.

“Desde el Ayuntamiento, queremos seguir potenciando la lectura entre los santanderinos de todas las edades y, por eso, estamos dando un fuerte impulso a la red de bibliotecas municipales que, a día de hoy, consta de 7 centros”, ha subrayado.

Igual ha indicado que para conseguir que los ciudadanos adquieran y mantengan este hábito y para que las bibliotecas sean también lugar de encuentro e intercambio social y cultural entre los vecinos de Santander, el Ayuntamiento está actuando en diferentes vías: aumentando su número y su distribución por barrios, modernizando las ya existentes, favoreciendo su uso con nuevas actividades, dotándolas de más recursos y ampliando sus horarios.

En cuanto a la ampliación de la red de bibliotecas, ha recordado que en abril de 2018 inició su actividad la biblioteca del centro cívico de Cazoña, que cuenta con una superficie de 242 metros cuadrados, con una zona segregada para el público infantil y un pequeño almacén, y cuyo mobiliario y luminosidad, con grandes ventanas, la convierten en un espacio muy atractivo.

Respecto a la modernización de las existentes, en julio de 2017 se reabrió el centro cultural Doctor Madrazo, tras una remodelación integral que conllevó una inversión de 467.107 euros y que supuso que la superficie de la biblioteca aumentara de 154 a 187 metros cuadrados, y se modificara su distribución interior haciendo recintos más amplios y diáfanos, y creando un espacio específico para biblioteca infantil. Además, se ganó en accesibilidad con la incorporación de un ascensor, y se renovaron completamente todas las instalaciones y el mobiliario, ha apuntado Igual.

Asimismo, el centro cultural Salvador Jado ha mejorado su imagen y las condiciones de aislamiento de las instalaciones gracias a los trabajos ejecutados para la rehabilitación de la fachada y la cubierta,  así como la carpintería exterior, con un presupuesto de 153.000 euros. De esta forma, la Biblioteca Jado se beneficia de un mejor aislamiento térmico y acústico.

Por su parte, las obras de rehabilitación del centro cívico Callealtero, que acaban de finalizar, han incluido también la mejora de la Biblioteca Mª Luisa Pelayo, situada en ese edificio, con la eliminación de varios tabiques para conseguir un espacio más diáfano y flexible. Además, se ha sustituido el mobiliario principal de la Biblioteca con un equipamiento moderno y adaptado a las personas con discapacidad funcional, al igual que se hizo con los muebles de la Biblioteca Madrazo.

También se ha renovado y adquirido nuevo mobiliario (sillas, mesas, expositores, estanterías…) en otros centros. Para ello, la Concejalía de Cultura ha aportado 18.200 euros para la renovación del mobiliario en las bibliotecas de la Red.

Por otra parte, en el primer trimestre del año está previsto que empiecen las obras para rehabilitar el edificio del antiguo Archivo Histórico y Provincial y transformarlo en la nueva Biblioteca Municipal, una actuación que se encuentran en licitación por un presupuesto de 1.838.054 euros.

El traslado de la Biblioteca Municipal significará la modernización completa de sus instalaciones y supondrá potenciar la biblioteca no sólo como espacio para la lectura, sino también para desarrollar otras actividades como talleres, cuentacuentos, clubs de lectura e incluso pequeños actos públicos.

Además, representa un paso importante en el desarrollo del proyecto de La Florida, ya que el traslado permitirá liberar los espacios que ocupa actualmente para destinarlos a nuevos usos culturales, ha detallado Igual, quien ha hecho hincapié en que solo estas 5 actuaciones (centro cívico de Cazoña y Callealtero, centros culturales Doctor Madrazo y Jado y nueva biblioteca municipal) suman una inversión 100% municipal de más de 5 millones de euros.

Ampliación de horarios y personal

Durante el año 2017 se amplió el horario de atención al público, con la apertura de las bibliotecas municipal y del Centro Doctor Madrazo también en horario matutino, de forma que la red pasó de 165 horas a 207,5 horas semanales de apertura (un aumento del 20%). Por su parte, el resto de bibliotecas municipales –Cazoña, Nueva Montaña, María Luis Pelayo, Jado y Ateca, abren solo por la tarde en invierno, y solo por la mañana, en verano.

La alcaldesa ha adelantado la voluntad del equipo de gobierno de que esos centros abran los fines de semana, porque la proliferación de actividades es notable, para lo que se ha creado una partida de 100.000 euros destinada a la vigilancia de los centros y la contratación de personal para que esos espacios puedan ser utilizados por los ciudadanos los sábados y los domingos.

Esta partida se suma a los 135.000 euros de presupuesto para la compra de libros de la red municipal de bibliotecas que permite tener novedades permanentes para el préstamo de fondos en las bibliotecas públicas, una red que contará en 2019 con un “presupuesto más que histórico” teniendo en cuenta los 15.000 euros que se dedicaban a este capítulo en los peores años de la crisis económica, ha remarcado Igual.

“Para seguir reforzando la programación cultural en los barrios, en el presupuesto municipal para 2019 mantenemos una partida que nació el pasado año con 70.000 para actividades culturales y promoción de la lectura de las bibliotecas, dirigidas a los santanderinos”, ha añadido.

Además, el Ayuntamiento prevé crear 9 plazas de auxiliar de bibliotecas para continuar extendiendo este servicio en horarios y en localizaciones. Por un lado, cuando se cubran estas plazas las bibliotecas de Jado y Cazoña comenzarán a abrir también por las mañanas y, por otro, la red estará en condiciones de atender la nueva biblioteca que incluye el centro cívico de Cueto, cuyas obras comenzarán este año.

Préstamos y digitalización

En cuanto a los préstamos personales de materiales bibliográficos (libros, revistas, audiovisuales…), del año 2015 al 2018 se ha producido un aumento del 22 por ciento, pasando de 38.201 a rondar los 50.000 (49.203).

En el período 2015-2018 se multiplica prácticamente por 5 el presupuesto destinado a adquisiciones bibliográficas, pasando de 30.500 a 135.000 euros al año. Durante estos cuatro años, el número total de novedades por cada ejercicio se ha doblado.

La colección total ofrecida al préstamo por la red de bibliotecas municipales ha aumentado en un 36% y la proporción de audiovisuales supera el 11% de los fondos.

Durante la segunda mitad de 2017 se firmó un convenio entre el Ayuntamiento de Santander y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para la digitalización de una parte de la prensa histórica cántabra que se conserva en la Biblioteca Municipal de Santander.

En esta primera fase, se han seleccionado las cabeceras con mayor rango cronológico y mayor antigüedad, de manera que, a principios de 2018, ya estaban disponibles en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica los siguientes títulos: La Abeja Montañesa, El Cantábrico, La Atalaya, El Atlántico, La Voz Montañesa, La Montaña, El Correo de Cantabria, El Monte Carmelo, La Verdad y El Avisador.

A lo largo de la segunda mitad del 2018 se ha tramitado un nuevo convenio con el Ministerio para continuar con este programa, gracias al cual se procesará y se llevarán a la biblioteca virtual La Voz de Cantabria, La Región, La Región Cántabra, Hoja Oficial del Lunes y El Aviso.