Los conciertos de Carlos Núñez son siempre impresionantes y esta vez no ha sido diferente. El Casyc estaba una vez más, lleno a rebosar; hasta la bandera. Toda una fiesta que congregó a familias enteras. Daba gusto ver tantos niños disfrutando de la música de igual manera que los más mayores.

Carlos y los grandes músicos de los que siempre se rodea, hacen su aparición en el escenario y la ovación es tremenda.

Esta nueva gira de conciertos versa entorno a su nuevo libro “La hermandad de los celtas”. Tras tres años de trabajo, sus 550 páginas han visto la luz. Un libro en el que nos cuenta su visión de lo celta como una utopía milenaria que, desde hace siglos, ha creado un imaginario universal que incluso hoy en día sigue siendo una inagotable fuente de inspiración artística.

Recordó el maravilloso concierto de La Cueva del Soplao que tuvo lugar en el pasado mes de septiembre, en el cual estuvo acompañado por el cántabro Esteban Bolado, el gran genio del rabel… Para sorpresa de Carlos, resultó que el mismísimo Esteban estaba en la sala entre el público para oír el concierto y, al verle, pidió un fortísimo aplauso para él.

Presenta a los grandes músicos que el acompañan: Xurxo Núñez a la percusión, Jon Pilatzke el gran violinista que toca también con el gran grupo “The Chieftains”, Francisco “Pancho” Álvarez a las cuerdas e Itsaso Elizagoien a la Trikitixa, el acordeón diatónico.

Jon se convirtió en todo un maestro de ceremonias con su gran simpatía y su talento con el violín. Como siempre ocurre en los conciertos de Carlos, no solo escuchamos grandes temas, sino que él poco a poco nos va introduciendo en la historia de los instrumentos que van apareciendo, así como en la evolución de la música que vamos a escuchar.

Enseguida Carlos pone de pies al público del Casyc y… ¡todos a bailar!

Uno de los grandes momentos de la noche es cuando hacen su aparición por los pasillos ‘La Banda de Gaitas de Cantabria’, el ‘Grupo de Gaitas del Centro Gallego de Santander’, acompañados de todo un auténtico gaitero escoces, ‘Johan’. 

Xurxo Núñez nos interpreta una canción tocando la percusión con una maleta y Jon le reta con sus zapatos de claquet. Todo un gustazo para los sentidos.

Animan a la gente a bailar con ellos en el escenario y, claro está, no faltaron voluntarios que subieron en gran número al escenario.

Por desgracia, el concierto va llegando a su final.

Una gran velada que espero repetir lo antes posible.
[texto y fotos © PAMACOR: Paloma Matías]