El cuarteto del músico norteamericano Bruce Barth, uno de los pianistas de jazz más aclamados de su generación, llega a la Sala BNS con un invitado de excepción, el máster del saxo tenor Jerry Bergonzi. Dos solistas de primera magnitud referencias absolutas de la escena internacional.

El músico norteamericano Bruce Barth es uno de los pianistas de referencia de las últimas décadas. Surgido en la escena neoyorquina durante la década de los ochenta su carrera se ha desarrollado en varias vías paralelas. Barth ha liderado sus propios proyectos, ha destacado como productor discográfico y ha desarrollado una extensa labor como pedagogo, tanto desde su puesto en la Unviersidad de Temple (Philadelphia) como en sus seminarios y masterclasses a lo largo del mundo. En su juventud tuvo la oportunidad de tocar junto algunos de los maestros históricos del jazz y pronto fue contratado como miembro estable del quinteto del trompetista Terence Blanchard. Con este último colaboró en las bandas sonoras de algunas de las películas más emblemáticas del comprometido director Spike Lee. Es testimonio de la calidad de su obra una extensa discografía editada por numerosos sellos. Su talento ha sido aclamado por público y crítica de todo el mundo. El estilo de Barth se inscribe en el jazz moderno, con matices contemporáneos y cargado de un singular lirismo que nunca deja de lado la extensa tradición de la música afroamericana.

Cartel ‘Bruce Barth Quartet’ en la sala BNS

Doce discos como líder, desde su piano solo (American Landscape) a su septeto (East and West) dan buena cuenta de las inquietudes del californiano. Músicos tan grandes y dispares como Dave Douglas, Terence Blanchard, Stanley Turrentine, Nat Adderley, Phil Woods o los hermanos Marsalis ya saben lo que es fluir arrastrados por el fervor de su corriente.

A Jerry Bergonzi se le considera el gran maestro del jazz de las últimas décadas. No sólo por sus individualidades y siempre sorprendentes cualidades como saxofonista, también por ser el autor de los métodos con los que estudia prácticamente la totalidad de alumnos de música moderna del planeta. Siendo todavía un niño, este instrumentista de Boston se dejó fascinar por grandes clásicos del jazz como Count Basie, Duke Ellington y Lester Young. Su traslado a Nueva York en los años setenta le permitió evolucionar como músico junto a colegas generacionales como Joe Lovano, Bob Berg, Víctor Lewis, Michael Brecker o John Scofield, convirtiéndose pronto en un referente del saxo y un reputadísimo maestro de grandes músicos. Su paso como miembro estable del grupo del legendario pianista Dave Brubeck, sus discos junto a Kenny Barron, Mulgrew Miller o el irrepetible Miles Davis, sería solo la antesala de la carrera en solitario que le ha convertido en maestro de maestros e incuestionable leyenda del jazz.

A Jerry Bergonzi (saxo tenor) y Bruce Barth (piano) se suman en directo otros dos músicos de primer nivel: el contrabajista Mark Hodgson y el batería Stephen Keogh.

Más info y venta de entradas en la web de ‘Los Huesos de Portobello’ en este enlace