La ‘Increíble Gira Mundial de Violín’ del genial “Ara Malikian” hizo escala ayer en el Palacio de los Deportes de Santander y nuestra compañera Paloma Matías estuvo allí, invitada por MG ProduccionesMouro Producciones.

A continuación, tenemos el placer de poder compartir, sus impresiones y una pequeña galería de imágenes que seguro os encantarán…

Ara Malijian entre el público en el Palacio de Deportes

Hay conciertos que, se sabe de antemano, nunca defraudan.

Conforme se va acercando la hora, crece la expectación.

Normalmente los fotógrafos accedemos al interior del recinto cuando queda poco para que empiece el concierto y es sensacional la vista cuando entras y te lo encuentras repleto; francamente, así da gusto.

Hoy tenemos el reto de fotografiar a este gran violinista que viene acompañado de su banda y nos trae a Santander su gira “La Increíble Historia de Violín” con la que está triunfando a nivel mundial.

Ara Malikian conduce el concierto a través de la propia historia de su violín, ya que, como es habitual en sus conciertos, en las pausas nos va contando anécdotas, chites, curiosidades e historias siempre divertidas.

Momentos de humor tales como cuando se invento el nombre de un lutier para así decir que su violín era de alguien famoso, y tanto lo repitió, que a veces él mismo se creía las historias que se había inventado de ese personaje inexistente. 

Momentos tiernos, como la presentación que hizo para introducir la canción que le compuso a su hijo cuando todavía estaba en el vientre de su madre; “El vals de Kairo”

Momentos más rockeros, como cuando interpretaron “Kashmir” de ‘Led Zeppelin’, con un contrabajo a un lado y un bajo al otro.

Momentos impactantes, como cuando contó cómo se dio cuenta que su violín era realmente importante y único, y no por el lutier que lo hubiera fabricado, sino porque aquel violín había sido de su abuelo y de su padre. Aquel violín había salvado la vida de su abuelo que, sin ser musico ni saber tocar el instrumento, se hizo pasar por componente de un grupo y pudo librarse de una muerte segura. Por eso, su abuelo, obligo a su padre a aprender a tocarlo, porque sentía que le debía la vida, y más tarde, la historia se repitió con Ara. Por eso, cuando escuchas el tema que dedica al Genocidio se te mete tan dentro que resulta sobrecogedor.

Los conciertos de este sensacional violinista están llenos de sensaciones, que no dejan de aflorar durante las dos horas, y que nunca dejan indiferente al público que asiste.

Y ¡cómo no! en un momento dado, se bajó del escenario tocando y recorrió el recito entre el público que estaba entusiasmado porque ARA MALIKIAN nunca defrauda. Engancha.

Quiero resaltar tanto el sonido como las luces pues han sido fantásticos. Un gran trabajo de los técnicos. A veces, el Palacio de Deportes no tiene buen sonido sobre todo cuando se trata de estos instrumentos, pero esta vez ha sido realmente sensacional.

El concierto llega a su final y los músicos abandonan el escenario a ritmo de los pajaritos…
[texto y fotos © Pamacor: Paloma Matías]