El Tour de Pablo López “Santa libertad” llegó a Santander ayer al Palacio de Deportes

El artista andaluz comenzó el pasado mes de febrero la exitosa gira de presentación del disco, bautizada como ‘Santa Libertad’, y ya cuenta con las entradas agotadas en la mayoría de las ciudades por las que recalará, con casos tan espectaculares como el de Barcelona, donde se vendieron todas las localidades en apenas una hora. El tour recorrerá, además, Argentina, Chile y México. En total, disfrutarán de su directo más de 100.000 espectadores.

Su tercer álbum ha supuesto una sorpresa y un golpe de aire fresco, ofreciendo “un disco impactante, diferente, sincero y arriesgado”. Se trata de una obra que cuenta once grandes historias que confluyen en una sola, la de un camino que a través del fuego y la libertad lleva al encuentro con la vida, con las nuevas oportunidades y con el amor incondicional a todo lo que le rodea. 

Son once nuevos temas compuestos, grabados y producidos en los estudios The Abbey Road Studios (Londres), USA East West Studios (Los Ángeles), MG Studios (Madrid) y Wiked Sound (Barcelona), con la producción de Kim Fanlo y la involucración total de Pablo López y la colaboración de arreglistas y músicos como Aaron Sterling, The London Metropolitan Orchestra o Patxi Urchegui en la sección de vientos.

En concierto en el Palacio de los Deportes de Santander perfectamente organizado por la firma cántabra ‘Mouro Producciones’ empezó con escasos minutos de retraso, el tiempo suficiente para que la gente entrase y se fuera acomodando pues el Palacio se llenó por completo.

Un concierto muy emotivo, tal y como es su último trabajo; intimista. Sentado al piano fue desgranando una a una todas las canciones.

Pablo estuvo durante todo el concierto muy dicharachero y preocupado por si la gente le veía, tanto es así que en un momento dado bajó a la pista y la recorrió entera saludando a todos sus fans. Le pidió a la gente que se levantara y bailara, por supuesto el público respondió en todo momento. 

Como os digo, el concierto transcurrió muy intenso como el momento en el que Pablo pidió a su hermano que subiera al escenario, o cuando tuvo palabras de agradecimiento a multitud de personas muy especialmente a su madre.

El concierto termina, aunque todos sabemos que saldrá y habrá un bis, pero lo que nadie imaginaba, incluida yo, es que en esta ocasión saldría, pero en la grada y allí justo donde yo estaba ¡cantó una canción entera!

Sólo por ver la cara de felicidad de las personas allí situadas, mereció la pena. Esas manos entrelazadas con sus seguidoras y todo ante la atenta mirada de su hermano.

Cuando terminó la canción y volvió al escenario, paró en el pasillo de las gradas, pidió al público que callase y allí arriba, sin micrófono, sin música y con un pabellón en silencio cantó a capela.

¡Que más os puedo contar de este concierto! Pues que me sentí en el lugar adecuado y en el momento oportuno.

Espero que disfrutéis con las fotos tanto como yo disfruté anoche.

[texto y fotos © Pamacor: Paloma Matías]