El grupo ‘TOBOGÁN’ formado por Daniel Pérez (cantante), Samuel Ayuso (guitarra y coros), Rubén Domínguez ‘Boogy’ (bajo) y Jorge Sánchez (batería) fue el encargado de abrir el concierto del pasado sábado en Escenario Santander. Músicos con amplia trayectoria en otras bandas de diferentes estilos, se definen a sí mismos como: “Rock sin más; pero sí que mama de algún estilo más concreto. Nos gusta mucho el Stoner, Punk-rock, Hardcore, R´N´R…así que intentamos que pille de ahí”.

A principios de año publicaron su primer trabajo discográfico, con cuatro temas, y que está a venta en la BCCh Onrock de Logroño y en los conciertos. Fue grabado en octubre en Mecca Recording Studios de Oiartzun y del diseño se encargó Sergio Pérez.

Seguidamente entró en escena ¡¡¡DOCTOR DESEO!!!

Con Francis Díez (voz y guitarra), Josi Giménez (bajo), Raúl Lomas (teclados), Aitor Agiriano (guitarra), Txanpi (batería) y Joe González (Saxo) abrieron el concierto con Alfarera de Sueños, de su último trabajo “La fuerza de la fragilidad. Palabras ante el espejo”.

Tuvimos la suerte de poder escuchar todos los temas que componen este último trabajo de ‘Doctor Deseo’ con la peculiar y personal forma que Francis Díez tiene de interpretarlos, con una puesta en escena personal que engancha al público desde el principio hasta el final. Su provocación y el juego continuo le hacen totalmente diferente a cualquier grupo que haya visto hasta ahora.

Francis Díez (Dr Deseo) en Escenario Santander

Los asistentes estábamos totalmente entregados. Entre todos, fans totales que coreaban todas sus canciones nuevas o antiguas.

¡Verdaderamente espectacular!  (incluso estuve hablando con una pareja de Pamplona que había venido expresamente a Santander para escuchar a su grupo).

Francis, en su continuo juego con el público se echó una cerveza por encima, bajó del escenario y bailó con todos.

Hubo de todo un poco, incluso hasta llamaradas de fuego aumentando la vistosidad del concierto, que fue todo un espectáculo.

Los momentos más emotivos llegaron cuando Francis dedicó una canción a su padre, ya que como él mismo dijo, “a la gente le da por irse y su padre también lo hizo; ADIOS”. La melodía de la canción tiene las trazas de un vals lento, para bailar agarrados mientras brotan las lágrimas, pero también vale para recordarnos que “aquí estamos”.

Y, por supuesto, el momento fiesta final con el confeti cuando el concierto estaba a punto de terminar con “La chica del Batzoki”

Pudimos escuchar: Alfarera de sueños, Pequeños héroes, Olas y náufragos, Has debido de llorar, El cuento de la botella y…, De chocolate y vainilla, Sigo Bailando, ¿Quién mueve las cuerdas?, Destrozos, promesas y …, En tú rincón, Adiós, Cuánto frío hace en Saturno, Igual y diferente, Nire Munstroa, Ez nauzu izango berriz, A mi pequeña María, Corazón de tango, Ahora que estás dormida, Abrázame, El placer de conspirar, Alicia en Bilbao, Por la madriguera del conejo, La chica del batzoki, Soñar y desear.

Las letras y los sonidos ácidos en todos los trabajos de ‘Doctor Deseo’ y una fuerte puesta en escena durante sus conciertos son los elementos con los que ha marcado, desde sus inicios, un estilo que logra alejarlo de la mayoría de los grupos conformes con planteamientos comerciales o establecidos. Las letras de sus canciones hablan de sexo, del deseo y su eterno conflicto con la realidad, de los miedos, de la noche, de la incomunicación, de la pasión y la acción, del dolor y de las drogas, del policía que llevamos dentro, de los márgenes del sistema y sus Fugitivos del paraíso, en un constante buceo por el mar de las emociones, con la búsqueda de la rebeldía y la esperanza como telón de fondo, sin prejuicios ni autocensuras. ​[texto, vídeo y fotos © PAMACOR: Paloma Matías]