Este sábado 10 de marzo tendrá lugar el
‘Concierto Nansa Solidario 2018’

La cita es en el CEIP Valle del Nansa de Puentenansa a las 18:00h y actuarán el ‘Coro Halane’ y el ‘Coro Infantil Halane’ de Cabezón de la Sal dirigidos por César Marañón y la ‘Coral Torre de Obeso’ de Rionansa dirigida por Begoña García.

Para entrar a disfrutar de la música de estas tres agrupaciones se pedirá a los asistentes al menos un kilo de alimentos no perecederos que irán destinados al ‘Banco de Alimentos de Cantabria’.

EL CORO HALANE

El coro Halane fue creado en octubre de 2015 y está formado por más de veinte cantores de entre 16 y 30 años procedentes de toda Cantabria.

De su trayectoria destacamos la participación en el encuentro organizado por la Fundación Titanic y Bathco en el CEAR de Vela en 2016, en el XXXV aniversario del Estatuto de Autonomía del Cantabria en su Parlamento y en otros eventos como numerosos conciertos navideños y de año nuevo en el teatro CASYC de Santander. Además, han actuado en varios ciclos corales, entre ellos el XXVI Ciclo Internacional de Polanco y en la XXI edición de las Primaveras Musicales Pejinas de Laredo y han colaborado en múltiples ocasiones con la Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP “Ataúlfo Argenta”.

Aparte de esta brillante trayectoria, recibieron también el tercer premio en la categoría juvenil en abril de 2016 durante el XLV Certamen Coral de Ejea de los Caballeros.

Su director, César Marañón, es un profesor ampliamente cualificado. Cursó sus estudios de piano y flauta travesera en el conservatorio Jesús de Monasterio y participó como músico en la Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP “Ataúlfo Argenta” de Santander bajo la dirección de Hugo Carrio. Es miembro del Euskal Herriko Gazte Abesbatza y su formación continua en la actualidad: participa regularmente en cursos de dirección coral, con grandes maestros como Marco García de Paz, Esteban Sanz, David Azurza, Esteban Urzelai, Josu Elberdin, entre otros. Es profesor de la Escuela de Artes Escénicas del Palacio de Festivales de Santander y de la Escuela de Artes Escénicas de Cabezón de la Sal. Además, dirige varias agrupaciones corales, entre las que se encuentran el coro infantil Halane Junior, el coro Juvenil Halane, el coro Virgen del Campo de Cabezón de la Sal, el coro de la Academia Coral Ciudad de Santander y el coro Joven de Santander.

LA CORAL TORRE DE OBESO

La Coral Torre de Obeso, que debe su nombre a uno de los emblemas patrimoniales de la zona de Rionansa, lleva encandilando al público con sus voces desde 2003, cuando el grupo que hoy encabeza Begoña García Alonso, decidió convertir su afición en algo más serio. “¿A que no hacemos un coro? Dijo Álvaro, mi segundo de abordo, y aquí estamos. Fue todo muy fácil y natural”, explica la propia directora Begoña García.

Han pasado quince años desde su puesta de largo, que tuvo lugar el 31 de enero de 2004 en la iglesia de Puentenansa, y fue apadrinada por la Coral de Torrelavega. En el camino quedan noches memorables en concursos, conciertos en lugares llenos de magia como El Soplao, infinidad de bodas, encuentros con otras agrupaciones que han dejado canciones grabadas en la memoria y muchas actuaciones acompañando a los vecinos en fiestas y fechas señaladas.

Actualmente, la coral cuenta con cerca de treinta miembros y prácticamente todos son de poblaciones de Rionansa. Con la particularidad, además, de ser una de las corales más jóvenes y con un mayor abanico de franjas de edad, “desde el más joven que empezó con cuatro años, acompañando a su tía en los ensayos y que ya grabó con nosotros el disco de villancicos, hasta el presidente honorífico, que tiene más de ochenta. Entre medias, tenemos de todo”, expone la directora.

Pero si hay algo que define a la Coral Torre de Obeso y que la diferencia de otras agrupaciones similares es su excepcional composición, ya que ninguno de los miembros tiene formación académica musical, lo que no deja de “asombrar” a todos aquellos que comparten escenario con ellos.

En su repertorio se puede encontrar todo tipo de música, montañesas, canciones antiguas adaptadas, villancicos autóctonos, y, sobre todo, habaneras, pero “En una ocasión tuvimos una boda en la que el novio era de Zaragoza y le preparamos una jota aragonesa que hizo saltar las lágrimas de la familia. Tenemos un registro muy amplio”, concluye la directora.

Cartel ‘Concierto Nansa Solidario 2018’